Namasté

¡Hola!, bienvenid@

Namasté , "La luz de Dios en nosotros, celebra su presencia eternamente en nuestros corazones"

viernes, 5 de abril de 2013

Dos bebés hablando en el vientre materno

 En el vientre de una mujer embarazada estaban dos criaturas conversando cuando una le preguntó a la otra: - ¿Crees en la vida después del nacimiento? La respuesta fue inmediata: - Claro que sí. Algo tiene que haber después del nacimiento. Tal vez estemos aquí principalmente porque precisamos prepararnos para lo que seremos mas tarde. - Bobadas, no hay vida después del nacimiento! ¿Cómo sería esa vida? - Yo no sé exactamente, pero ciertamente habrá más luz que aquí. Tal vez caminemos con nuestros propios pies y comamos con la boca. - Eso es un absurdo! Caminar es imposible. ¿Y comer con la boca? Es totalmente ridículo! El cordón umbilical es lo que nos alimenta. Yo solamente digo una cosa: la vida después del nacimiento es una hipótesis definitivamente excluida – el cordón umbilical es muy corto. - En verdad, creo que ciertamente habrá algo. Tal vez sea apenas un poco diferente de lo que estamos habituados a tener aquí. - Pero nadie vino de allá, nadie volvió después del nacimiento. El parto apenas encierra la vida. Vida que, a final de cuentas, es nada más que una angustia prolongada en esta absoluta oscuridad. - Bueno, yo no sé exactamente cómo será después del nacimiento, pero, con certeza, veremos a mamá y ella cuidará de nosotros. -¿Mamá? ¿Tú crees en la mamá? ¿Y dónde supuestamente ella estaría? - ¿Dónde? En todo alrededor nuestro! En ella y a través de ella vivimos. Sin ella todo eso no existiría. - Yo no creo! Yo nunca vi ninguna mamá, lo que comprueba que mamá no existe. - Bueno, pero, a veces, cuando estamos en silencio, puedes oírla cantando, o sientes cómo ella acaricia nuestro mundo. ¿Sabes que? Pienso, entonces, que la vida real solo nos espera y que, ahora, apenas estamos preparándonos para ella... (Anónimo)

3 comentarios:

  1. ¡ Como es arriba es abajo !.
    Ademas cuando se aproxima el parto patalemos estimulandonos y estimulando nuestro entorno para que el transito sea posible.
    Pataleo en algunos casos estruendoso e inconsciente y en otros sutil, consciente y fluido.
    No se si la Madre Tierra es primeriza o ya pario otras humanidades, lo que sí se sabe es que el Padre Sol esta en el parto.
    Con nuestra quietud tambien empujamos, y le damos la mano a ese gemelo que duda.
    Gracioso simil. Graciosas gracias.

    ResponderEliminar
  2. La voluntad altruísta de los padres, más el deseo egoísta de procrear (con su placer correspoendiente), hace que la gota se sémem, actúe con el óvulo, formando primero la cabeza y luego el tronco y extremidades.
    Cuando la obra está terminada, el feto se da la vuelta y sale a la luz en el mísmo orden que se formó y creó; con la cabeza por delante.
    Así será nuestro nuevo nacimiento: primero reformamos nuestra cabeza haciendola consciente, luego ésta consciencia baja al tronco, al corazón, produciendo sentimientos, que unidos, nos llevarán a actos, al final, acordes con las leyes de la naturaleza,, que se resumen en dar placer a sus criaturas, convirtiendo nuestro ser en altruísta, en beneficio de la sociedad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Javier y Tito.
      ¡Abrazos!

      Eliminar