Namasté

¡Hola!, bienvenid@

Namasté , "La luz de Dios en nosotros, celebra su presencia eternamente en nuestros corazones"

miércoles, 17 de agosto de 2016


                                                            DESDE LAS PLEYADES



Si somos conscientes de que todos estamos conectados entre nosotros y a la vez con la totalidad de la conciencia ya sea pasada o presente, en cada momento de la vida que observemos también estaremos incluidos. Esto se puede aplicar incluso en los casos en los que parezca que una persona no tiene nada que ver conmigo, que no somos capaces de encontrar ningún punto que nos ponga de acuerdo, algo que muchas veces escucho en las sesiones de terapia cuando un paciente no ve más que conflictos en las relaciones que mantiene ya sean con la familia, en el trabajo o con los amigos. Debemos pensar que algo nuestro también se está reflejando en ese problema y si lo observamos tranquilamente seguro que encontraremos algún punto de relación, a parte de las diferencias que tengamos, donde podamos convivir.

Cuando somos conscientes de que formamos parte de un TODO mayor, ya no hay diferencias entre nosotros, y tenemos que estar abiertos a lo mejor que hay en la otra persona.

Al igual que la luz de una estrella viaja por todo el universo y somos capaces de apreciarla y nos pasa información de esa estrella aunque haga años que ha desaparecido, nuestra luz también se emite hacia cualquier parte del universo transmitiendo la información de quienes somos y qué sentimos o pensamos.

¿Somos conscientes de nuestra influencia?

Desde hace años se han realizado muchos estudios sobre la influencia de nuestra intención en el entorno, ya sea buena o mala. Lynne MacTaggart habla de uno de ellos en su libro El Experimento de la Intención que me llamó mucho la atención, ya que es sobre la curación a distancia.

El experimento fue realizado por la Dra. Targ en el Centro Médico de California Pacific en San Francisco en el año 1999, con enfermos de sida que presentaban un estadío de la enfermedad similar y un recuento de células T igual.

Querían comprobar los efectos de la curación a distancia y para ello contrataron a curanderos con mucha experiencia, éxito y distintos antecedentes. Había en el grupo expertos curanderos muy diferentes, desde cristianos ortodoxos hasta chamanes indios. Su trabajo consistía en enviar pensamientos curativos a un grupo de pacientes, todos ellos trabajaron con los pacientes del grupo que se pretendía curar. También había un grupo de pacientes control que no recibía ninguna intención.

Las conclusiones al terminar el experimento fueron que el 40% de los pacientes del grupo de control habían fallecido, mientras que los diez pacientes del grupo que habían recibido tratamiento, sobrevivían e incluso su salud había mejorado. Este no sería el único experimento que realizarían, ya que los resultados fueron tan llamativos que les indujo a seguir investigando en ello.

Comentar este experimento es para resaltar la importancia de nuestra intención, incluso a distancia, sobre otras personas. Por tanto la pregunta es: ¿Dónde está nuestro pensamiento? ¿Qué es lo que estamos pensando?

Estas preguntas son fundamentales, porque el pensamiento es energía creadora, y lo que estemos pensando lo podemos crear. Hemos sido educados en una visión separada del mundo, de los objetos y de las personas que nos rodean, pero la nueva física que se está investigando nos demuestra que esto no es real, que todo y todos estamos vinculados.

Cuando el terapeuta trabaja con sus manos, si se hiciera un estudio de la energía que transmiten éstas, se vería como cambia.

Todos los seres vivos emiten luz, y todas las cosas se conectan con esa luz. El científico Fritz Albert Popp investigó esto durante muchos años, concluyendo que esa luz corporal podría tener la clave de la salud y la enfermedad: cuando hay salud la coherencia es mayor y la emisión de fotones menor que cuando hay enfermedad.

Si partimos de que la Luz es partícula y onda, podemos darnos cuenta de que al igual que una parte nuestra es materia hay otra que es energía y, al igual que las ondas de luz, puede desplazarse incluso a grandes distancias.

Al mismo tiempo que somos emisores también somos receptores de información, y esto se ve aumentado en circunstancias especiales de conexión con nuestro centro, en meditación e incluso en determinadas etapas del sueño.

Uno de los trabajos más interesantes sobre esto lo expone Lynne MacTaggart en su libro “El Campo”, cuenta los estudios del psicólogo William Braud sobre percepción extrasensorial, en una época en la que no había apenas estudios sobre la conciencia, en ellos concluyó que, normalmente, estamos sintonizados como una radio, dentro de un rango limitado de frecuencias, pero un estado alterado de conciencia puede aumentar esa anchura de banda siendo las partes receptivas de nuestro cerebro mucho más receptivas en un número mayor de longitudes de onda. Y lo más importante, cuando dos personas relajan su ancho de banda, es decir se conectan profundamente, sus ondas cerebrales se sincronizan en un alto porcentaje, prevaleciendo siempre el patrón cerebral más ordenado.

De ahí que los miembros de una misma familia, sobre todo cuando hay una relación muy buena entre ellos, estén tan conectados que sepan casi en cada momento lo que está pensando el otro. En estos casos se ve más claramente la sincronización de sus cerebros. Al igual que entre amigos muy cercanos.

El trabajo que desarrolló Braud sugiere que hasta cierto punto podemos ejercer un control de nuestro universo a través de nuestros deseos e intenciones que van a crear nuestra realidad.

Hace poco leía un artículo sobre cómo influyen nuestros pensamientos en nuestro ADN. Los experimentos se han hecho sobre la influencia de la meditación y de cómo cambia el cuerpo después de estar practicándolos un tiempo. Lo más importante del trabajo es que los cambios se observaron en los genes, cuando siempre se ha sostenido que nuestro ADN va a marcar nuestra vida vemos que no es así, son nuestros pensamientos y actitud los que van a marcar nuestra vida.

Cuando una persona nueva viene a consulta me gusta hablar un poco con ella, porque es importante conocer su visión de la vida, ya que su positividad o negatividad influirá también en el resultado del trabajo que realicemos. Es importante dejar de verlo todo negativo, pues eso será justo lo que se esté creando.

Si nos preguntan a qué aspiramos como fin fundamental de nuestra vida, creo que gran parte de nosotros diríamos que a ser felices, quién no quiere la felicidad independientemente de qué es lo que cada uno considera “ser feliz”.

En el camino hacia la felicidad dejo cada vez menos sitio a los problemas y más a compartir cada momento de la vida con esperanza y amor, siempre con el propósito de ayudar o, al menos, de no perjudicar a otros.

Por las circunstancias que vivimos actualmente, es el momento de cambiar nuestra visión del mundo hacia un punto donde podamos coexistir sin dañarnos, buscando siempre el bien común y siendo cada vez más conscientes de la influencia de nuestros pensamientos.

lunes, 8 de agosto de 2016



                                                            DESDE LAS PLEYADES


Nuestras mentes tienen la tendencia a distraerse, entorpecerse, moviéndose de un pensamiento o sentimiento a otro. Estamos viviendo constantemente en una atmósfera acelerada, frenética desde que nos levantamos hasta que nos acostamos. Esto, tarde o temprano, cobra su tributo: el stress, la ansiedad que llevamos con nosotros y a nuestro alrededor, empieza a cobrar su tributo en el cuerpo. El retorno a casa conscientemente es el fundamento de todas las vías espirituales, nuestra gran tarea es transformar la conciencia en energía y está en conciencia.
Denkô Mesa
(Fragmento de las enseñanzas del Retiro Zen de verano Ango Canarias 2016)

jueves, 4 de agosto de 2016


DESDE LAS PLEYADES

FELIZ VERANO






                                                         DESDE LAS PLEYADES


                                            SOMOS UN PROYECTOR HOLOGRAFICO


UNA VEZ PERCIBI COMO SE HACIAN LAS HELIOGRAFIAS Y SE INSERTABAN EN EL CAMPO CUANTICO PARA QUE NUESTROS SENTIDOS PUDIERAN DEGUSTARLAS

Y ES QUE UN SER CONSCIENTE TIENE LA CAPACIDAD DE DIBUJAR EN DICHO CAMPO LO QUE DESEE CREAR.

NUESTRA BASE ES LA IMAGINACION,LA LLAMADA DIOS EN ACCION,ENTRAS EN LA ATENCION SOSTENIDA Y DESDE AHI EMPIEZAS A ELABORAR UN BOCETO,A ESTE HAY QUE IR DANDOLE FORMA HASTA CREAR UNA FORMA MUY DEFINIDA,CON TODOS LOS MATICES POSIBLES.

ESA ATENCION SOSTENIDA VA A PRODUCIR UNA VIBRACION QUE SE VA A PLASMAR EN EL CAMPO CUANTICO.

SI ES VERDAD QUE NUESTRA IMPACIENCIA PRODUCIDA POR LA MENTE HACE QUE NOS SABOTEEMOS Y CREAMOS EN LA IMPOSIBILIDAD QUE ESTO SE PRODUZCA.

ESTO APARECERA CUANDO NOS DESAPEGUEMOS DEL RESULTADO Y VENDRA DESDE EL NO TIEMPO

ME CONSIDERO UNA PERSONA IMPACIENTE Y ES ALGO QUE DEBO SEGUIR TRABAJANDO,PERO PUEDO CONSTATAR CON HECHOS LO QUE ESTOY ESCRIBIENDO

POR LO TANTO SOMOS PRODUCTORES Y DIRECTORES DE NUESTRA PELICULA,PUES EN DEFINITIVA VIVIMOS EN UNA PELICULA DENSA QUE DOTAMOS DE UNA REALIDAD QUE EN DEFINITIVA NO LA TIENE.

ABSOLUTAMENTE TODO CAMBIA CUANDO TODO LO HACEMOS CONSCIENTE Y NO DESDE EL PILOTO AUTOMATICO EN EL CUAL NORMALMENTE NOS ESTABLECEMOS.

SI EN CADA MOMENTO FUERAMOS DUEÑO DE LA SITUACION TOMANDO CONSCIENCIA DE TODO,CAMBIARIAMOS MUCHOS ASPECTOS DE NUESTRA REALIDAD.

CUANTAS VECES HACE QUE NUESTROS PENSAMIENTOS AUTOMATICOS LOS VERBALIZAMOS CUANDO NO DEBERIAMOS HABERLOS HECHO.

ESTO HA PODIDO OCASIONAR UN DAÑO EN EL ENTORNO,LOGRANDO QUE NOSOTROS NOS SINTIERAMOS MAL.EN DEFINITIVA POR FALTA DE ATENCION NO SOMOS CAPACES DE COORDINAR NUESTRAS ENERGIAS.

SI TODOS FUERAMOS CONSCIENTES NOS DARIAMOS CUENTA QUE CONTINUAMENTE SOMOS MANIPULADOS POR PRENSA,TELEVISION,PERSONAS INCONSCIENTES.

SIN EMBARGO TENEMOS LOS HABITOS TAN ESTABLECIDOS QUE NO SOMOS CAPAZ DE DESCONECTAR Y REGRESAMOS A LAS PAUTAS HABITUALES.

ESTO SE LOGRA VOLVIENDO Y VOLVIENDO HASTA SER CAPAZ DE SALIRNOS DE ESOS HABITOS TAN ENRAIZADOS,PERO ES VERDAD QUE CUESTA MUCHO TRABAJO CUANDO LA MAYORIA VA EN OTRA DIRECCION.

CON LO CUAL SEGUIMOS CREANDO MAS DE LO MISMO.ES ASI DE FACIL Y DE DIFICIL

                                                          DESDE LAS PLEYADES


En los anales del budismo hallamos el vocablo tannha que podemos traducir como ‘sed, deseo, ansia, avaricia, insatisfacción’. ¿Por qué caemos en este estado? ¿Cuál es la causa del mismo? Se produce por un vacío en el centro de nuestro ser, por un desplazamiento del encaje correcto. Hace poco leí un fragmento de un sabio que decía “se trata de alejarse del borde y saltar al interior de la circunferencia.” Por tanto, al darnos cuenta que nos hemos desplazado, se trata de recuperar el centro y ésta es una sabia labor de artesanía que va poniendo nuevamente en orden el cuerpo, la mente y el corazón.
Denkô Mesa
(Fragmento de las enseñanzas del Retiro Zen de verano en Canarias)

Crea Tu Dia Con Ramtha

miércoles, 3 de agosto de 2016

                                                          DESDE LAS PLEYADES
                                                           


                                                   DESDE LAS PLEYADES



Nuestro mundo creado (percepción equivocada) trata de eludir el dolor con compensaciones sustitutorias. La realidad del cambio forma parte de nuestras vidas, pero nos resistimos a ello de las más variadas formas. Debido a ello caemos presos de las enfermedades (corporales, emocionales y mentales). No aceptamos el paso del tiempo y hacernos viejos es un golpe a la autoimagen en la que nos hemos instalado. Finalmente no queremos reconocer que desde que nacemos, estamos muriendo.
Shakyamuni se sintió confrontado y conmovido por estas verdades e inició un serio camino de exploración, para hallar finalmente la comprensión de la existencia condicionada y que expuso en lo que conocemos como las Cuatro Nobles Verdades.
Las enseñanzas son simples, pero hay que concretarlas. El zen presta especial atención a este hecho. En este sentido el budismo se entiende como una pragmática de vida consciente, sin embargo, en nuestra vida cotidiana nos salimos del estado de presencia cuando no prestamos la debida atención y luego nos andamos lamentando por esto o por lo otro. El Budha ya expresó claramente que la vida es dolor y que la causa del mismo está radicada en una ausencia de conocimiento. Esto se llama ignorancia.
Así que un elemento clave en la práctica es saber de qué estamos hablando y dónde estamos en cada momento.
Denkô Mesa
(Fragmento de las enseñanzas del Retiro Zen - Ango Canarias 20

lunes, 1 de agosto de 2016

EL HOLOGRAMA CUÁNTICO DE LA TIERRA - Maestro Jesús a través de Kai



                                                             DESDE LAS PLEYADES


 Las 4 leyes del desapego para la liberación emocional ✿
Es posible que la palabra “desapego” te cause cierta sensación de frialdad e incluso de egoísmo emocional. Nada más lejos de la realidad. La palabra desapego, entendida dentro del contexto del crecimiento personal, supone un gran valor interior que todos deberíamos aprender a desarrollar. Practicar el desapego no significa en absoluto desprendernos de todo aquello que nos es importante, rompiendo vínculos afectivos o relaciones personales con quienes forman parte de nuestro circulo personal. Significa básicamente saber amar, apreciar e involucrarnos en las cosas desde un punto de vista más equilibrado y saludable, liberándonos a su vez de esos excesos que nos ponen cadenas y que nos amarran. Que nos cortan las alas.
La liberación emocional es darnos la opción de vivir con más honestidad de acuerdo a nuestras necesidades, ofreciéndonos a su vez la opción a crecer, de avanzar con conocimiento de causa. Sin dañar a nadie, sin que nadie nos ponga tampoco su cerco camuflado con las cadenas del amor pasional, filial o incluso materno.
Aprendamos, pues, a poner en práctica estas sencillas leyes sobre el desapego…
✿ Primera ley: "Eres responsable de ti mismo"
Nadie va a retirar cada piedra que te encuentres en tu camino, al igual que nadie va a respirar por ti ni se va a ofrecer como voluntario para cargar tus penas o sentir tus dolores.Tú mismo eres artífice de tu propia existencia y de cada paso que das. Así pues, la primera ley que debes tener en cuenta para practicar el desapego, es tomar conciencia de que eres pleno responsable de ti mismo.
.
✿ Segunda ley: "Vive el presente, acepta, asume la realidad"
En esta vida, nada es eterno, nada permanece, todo fluye y retoma su camino tejiendo ese orden natural que tanto nos cuesta asumir a veces. Las personas estamos casi siempre centradas en todo aquello que ocurrió en el pasado y que, de algún modo, se convierte ahora en una dura carga que altera nuestro presente.
Esas desavenencias familiares, ese trauma, esa pérdida, ese fracaso sentimental o esa frustración no superada. Todo ello son anclas que nos aferran, que ponen cadenas en nuestros pies y anzuelos en nuestra alma. Es un apego tóxico y poco saludable que nos impide avanzar en libertad y plenitud.
Acepta, asume y aunque te cueste, aprende a perdonar. Te hará sentir más liberado y te ayudará a centrarte en lo que de verdad importa, el “aquí y ahora“, este presente donde tienes tu verdadera oportunidad.
.
✿ Tercera ley: "Promueve tu libertad y permite ser libres también a los demás"
Asume que la libertad, es la forma más plena, íntegra y saludable, de disfrutar de la vida, de entenderla en toda su inmensidad.
No obstante, ello no impide que podamos establecer vínculos afectivos con otras personas, porque también ello forma parte de nuestro crecimiento personal. Saber amar y saber recibir amor.
Asimismo, el desapego implica que nunca debes hacerte responsable de la vida de los otros, al igual que los demás, no deben tampoco imponerte sus principios, sus ataduras o cadenas personales para aferrarte a ellos. Es aquí donde empieza el auténtico problema y los sufrimientos.
Los apegos intensos nunca son saludables, pensemos por ejemplo en esos padres obsesivos que se exceden en la protección de sus hijos y que les impiden poder madurar, poder avanzar con seguridad para explorar el mundo.
La necesidad de “despegarse” es vital en estos casos, ahí donde cada uno debe salir de los límites de la certidumbre para aprender de lo imprevisto, de lo desconocido.
.
✿ Cuarta ley: "Asume que las pérdidas van a sucederse tarde o temprano"
Volvemos de nuevo a la misma idea: aceptar que, en esta vida, nada puede contenerse eternamente. La vida, las relaciones, e incluso las cosas materiales, terminan desvaneciéndose como el humo que se escapa de una ventana abierta o el agua fresca que resbala por nuestros dedos.
Las personas se irán, los niños crecerán, algunos amigos dejarán de serlo y algunos amores se irán del calor de tu mano… Todo ello forma parte del desapego, y como tal, hemos de aprender a asumirlo para afrontarlo con mayor integridad. Con mayor fuerza. Pero lo que nunca va a cambiar, es tu capacidad de querer. Y debes empezar siempre por ti mismo.
.
.

                                                       DESDE LAS PLEYADES


Como dijo el Buddha: “En el ver, tan sólo está el ver. Ni el que ve ni lo visto. En el escuchar, sólo está el escuchar. Ni el que escucha ni lo escuchado.” La liberación está bien, pero ¿qué ocurre al instante siguiente? Reaparece el condicionamiento. Sin embargo, la práctica continuada puede hacer desaparecer ese regreso del condicionamiento. En la medida en que el estado de presencia se va estabilizando en el practicante, va mejorando la calidad de la mirada y esto repercute directamente en nuestras cotidianidades.
Denkô Mesa
(Preparación de las enseñanzas para el retiro zen de verano en Canarias 2016)


                                                               DESDE LAS PLEYADES




"Por numerosos que sean los seres, hago el voto de liberarlos todos." Este el primer voto que recitamos cada mañana y que nos invita a generar un estado interno de apertura y receptividad que incluya a los que nos aman, respetan y cuidan, pero también a los que nos insultan y agreden. Se trata de cultivar un sentimiento de NO AVERSIÓN. Éste es el espíritu del gesto al unir las manos (Gasshô en jap., Namasté en sánscrito) El término “namas” también puede ser interpretado como “nada mío”, significando que mi ego se reduce a la nada, connotando una actitud de humildad frente al otro. Si este saludo se realiza desde el corazón, se establece una conexión genuina entre las personas, por encima de las expectativas y máscaras sociales.
(Enseñanzas para el Retiro de zen - Ango Canarias 2016)

jueves, 28 de julio de 2016

Claves para estar en el aquí y ahora

EL PODER DEL AHORA


                                                       DESDE LAS PLEYADES


 equivalente del ruido externo es el ruido interno del pensamiento. El equivalente del silencio externo es la quietud interna.
Cuando quiera que haya silencio a tu alrededor, escúchalo. Esto significa que, simplemente, has de darte cuenta de él. Préstale atención. Escuchar el silencio despierta la dimensión de quietud dentro de ti, porque sólo la quietud te permite ser consciente del silencio.
Observa que en el momento de darte cuenta del silencio que te rodea, no estás pensando. Eres consciente, pero no piensas.
ECKHART TOLLE
   
                                                         DESDE LAS PLEYADES



¿Mejora la meditación nuestros procesos de aprendizaje?

¿Produce algún cambio el Yoga o la mediación en el funcionamiento de nuestro cerebro?
La doctora Sara Lazar, neurocientífica del Hospital General de Massachussetts y de la Facultad de Medicina de Harvard, realizó un estudio en Boston, con la finalidad de comprobar si la meditación  y otras prácticas contemplativas como el Yoga producían algún tipo de modificación en el cerebro. Para ello, reunió a un grupo de personas, las cuales no practicaban ninguna de estas disciplinas, y les hicieron seguir un programa de meditación de forma constante.
Después de tres meses compararon a través de escáneres cerebrales si había habido algún cambio significativo con respecto a otro grupo de personas con las mismas condiciones sociales y demográficas. Los resultados fueron que en el grupo que había llevado a cabo las meditaciones podía apreciarse lo siguiente:
  • Un aumento del tamaño de la materia gris en algunas zonas del cerebro, entre ellas las zonas prefrontales relacionadas con la memoria funcional y los procesos de toma de decisiones.
  • En individuos de más de cincuenta años parecía que la meditación ayudaba a prevenir o retrasar el envejecimiento de determinadas estructuras corticales del cerebro.
  • Pudieron apreciarse cambios significativos en la unión temporoparietal, relacionada con la perspectiva, la empatía y la compasión.
  • Disminución de la materia gris en la amígdala, encargada de la generación de estrés.
De este modo la doctora Lazar concluye diciéndonos que la meditación puede literalmente cambiar nuestro cerebro.
¿Qué beneficios puede aportarnos esto en el proceso de enseñanza-aprendizaje?
Los neurocientíficos han comprobado que el impacto de la meditación y las técnicas contemplativas tiene un efecto directo sobre el estado emocional del individuo. Esto no lo podemos obviar en el proceso de aprendizaje, ya que cuando aprendemos algo, nuestrocerebro emocional lo etiqueta de  divertido, aburrido, fascinante o tedioso, lo cual influye de una forma directa en la predisposición que adoptamos a la hora de aprender.
Es un hecho que vivimos en una sociedad con un exceso de estímulos y mantener la atenciónes cada vez más complicado. Evidentemente esto afecta en el ambiente académico, así como a la percepción que tenemos de nosotros mismos y del entorno que nos rodea. Desde las aulas, los maestros les pedimos (o exigimos) a nuestros alumnos que nos presten atención; no obstante si ellos fuesen lo suficiente maduros posiblemente nos harían la siguiente pregunta: y eso… ¿cómo se hace?
Precisamente mediante la meditación lo que se pretende es trabajar la atención. Hay diferentes técnicas como poner la atención en nuestra respiración, en los latidos de nuestro corazón, en nuestras sensaciones corporales,… Para ello se requiere un estado mental de vigilancia atenta pero relajada. Cuando conseguimos relajar nuestro cuerpo con este tipo de prácticas, nuestro diálogo interno va perdiendo intensidad hasta desaparecer. Puede que este estado solo dure unos segundos, pero durante este tiempo nuestra mente estará en calma, y si alcanzamos este estado de forma intermitente gracias a nuestra práctica, conseguiremos una mejor salud psicológica.
Según el psicólogo Mark Greenberg, del Penn State’s College de Salud y Desarrollo Humanos, los beneficios inmediatos de este tipo de prácticas son:
  • Aumento de la capacidad de calmarnos.
  • Disminución del estrés y la ansiedad.
  • Potencian el desarrollo de la atención.
  • Aumento de la capacidad de percepción y de la memoria.
Durante la etapa de desarrollo, la práctica de estas disciplinas es muy beneficiosa, puesto que podemos aprovechar la gran plasticidad cerebral de estas edades para provocar cambios significativos en las estructuras del cerebro.
¿Qué ocurriría si aplicásemos estas prácticas de forma repetida en los niños? ¿Podríamos modificar su manera de aprender? ¿Y la de gestionar sus emociones?
En un estudio realizado en la ciudad de Nueva York a través del Inmer Resilence Program, con más de ochocientos alumnos de 11 años se descubrió que al aplicar estas prácticas, lo primero que se apreciaba era una disminución del estrés de los profesores. Parecía mucho más fácil mantener el orden y captar la atención del alumnado. Es evidente que si un docente siente un mayor bienestar durante las clases tendrá la capacidad de enseñar mucho mejor los contenidos. En cuanto a los estudiantes, se pudo apreciar una gran disminución en los niveles de frustración, y una mejora a la hora de trabajar de forma autónoma.
Hemos de ser conscientes de que un alumno que tiene una discusión entre clase y clase, arrastrará un estado emocional desagradable a la siguiente lección, lo cual producirá interferencias en su aprendizaje. Por ese motivo se debería enseñar este tipo de prácticas a los profesores, con la finalidad de que éstos puedan trasmitirlas a sus alumnos y les ayuden a gestionar mejor determinados estados emocionales no deseables y perjudiciales a la hora de asimilar los contenidos escolares.
Mark Greenberg también nos habla sobre determinados estudios en los que se ha comprobado cuáles son los efectos que producen determinadas prácticas como el Yoga o elMindfulness en los niños. Ese estudio consistió en aplicar estas prácticas en un periodo de unos treinta o cuarenta minutos al día, durante cuatro días a la semana. Al finalizar estas sesiones, durante la relajación, se les pedía a los alumnos que pusiesen su atención en la respiración, otras veces en los latidos de su corazón o incluso se hacían prácticas meditativas basadas en la compasión hacia sus familiares y amigos, y otras hacia personas que ni tan siquiera conocían.
Los resultados fueron que los niños lograban reducir considerablemente sus pensamientos de preocupación, y también que tenían menos pensamientos intrusivos. Y no solo eso, además también parecían presentar una mejor habilidad para gestionar sus emociones y adaptar los comportamientos adecuados a las situaciones que lo requerían. Según este autor, esto no quiere decir que los niños tengan que practicar Yoga o meditación en todas las escuelas, pero sí que es necesario investigar y explorar este campo en relación con el aprendizaje y la educación. A día de hoy nos puede ayudar la Neurociencia a la hora de observar y medir de una forma más objetiva el impacto que este tipo de técnicas milenarias tienen sobre el funcionamiento de nuestro cerebro.
Desde Nueces y Neuronas os recomendamos tomar contacto con este tipo de prácticas de forma progresiva si no sois practicantes. Nos os dejéis llevar por vuestros juicios hacia ellas ―seguramente basados en el desconocimiento―, y tratad de darles una oportunidad. Valorad los cambios que se producen en vuestro cuerpo, en vuestra mente y en vuestros estados emocionales. No es necesario que la práctica que llevéis a cabo os obligue a invertir una gran cantidad de tiempo. Sólo unos diez minutos de meditación Mindfulness al día pueden producir una mejora considerable en vuestra capacidad de atención y gestión del estrés.
A continuación os dejamos un vídeo en el que la doctora Sara Lazar nos habla de los cambios que pueden producir este tipo de prácticas en algunas de nuestras estructuras cerebrales. ¡Esperamos que lo disfrutéis!


                                                            DESDE LAS PLEYADES




Si te pasas la vida cediéndole el poder a alguien, terminarás dependiendo de sus elecciones, convertido en marioneta de sus pensamientos y acciones.

¿Quién te hace sufrir? 
¿Quién te lastima? 
¿Quién te quita la tranquilidad? 
¿Quién controla tu vida?

Aquí la lista de sospechosos o culpables: padres, pareja, jefe, suegra o todo aquel que no te ha dado lo que mereces, te ha tratado mal o simplemente se ha ido de tu vida, dejándote un profundo dolor que hasta el día de hoy no logras entender.

Pero, ¿sabes? No necesitas buscar nombres. La respuesta es más sencilla de lo que parece. Y es que nadie te daña o te quita la paz. Nadie tiene esa capacidad, a menos que tú se lo permitas, le abras la puerta y le entregues el control de tu vida.

El hombre no sufre por lo que le pasa, sino por lo que interpreta que le pasa. No sufre por la acción de otra persona, sino por lo que siente o piensa que la otra persona hizo, por consecuencia directa de habérselo permitido.

Y lo más curioso e injusto del asunto es que la gran mayoría de las personas que te "lastimaron", continúan sus vidas como si nada hubiera pasado; algunas inclusive ni llegan a enterarse de todo el teatro que estás viviendo en tu mente.
Si te pasas la vida cediéndole el poder a alguien, terminarás dependiendo de sus elecciones, convertido en marioneta de sus pensamientos y acciones.

Frases como: "Mi amor, me haces tan feliz", "Sin ti me muero", "No puedo pasar la vida sin ti", son completamente irreales y falsas. Ninguna persona tiene la capacidad de entrar en tu mente, modificar tus procesos bioquímicos y hacerte feliz o hacer que tu corazón deje de latir.

Definitivamente nadie puede decidir por uno mismo. Nadie puede obligarte a sentir o a hacer algo que no quieres. No debes estar donde no te necesiten ni donde no requieran tu compañía. La próxima vez que sientas o pienses que alguien te lastima, recuerda que no es él o ella, eres tú quien se lo permite y está en tus manos volver a recuperar ese control.

Por Fabian Motta