Namasté

¡Hola!, bienvenid@

Namasté , "La luz de Dios en nosotros, celebra su presencia eternamente en nuestros corazones"

martes, 11 de diciembre de 2018


                                                          DESDE LAS PLEYADES




“La verdadera libertad significa escoger reaccionar de una manera positiva a lo que está pasando, asegurándonos que el comportamiento elegido es virtuoso y que nos aportará la clase de experiencias futuras que nos gustaría tener. Reconocemos que el sufrimiento procede de las acciones negativas y que la felicidad procede de las acciones positivas. Depende pues de nosotros elegir la opción correcta.”
Todo acto genera un resultado. Así pues, como seres con capacidad de autoconciencia podemos y somos responsables de dirigir nuestro comportamiento y formas de relacionarnos.

lunes, 10 de diciembre de 2018


                                                           EL DISCERNIMIENTO


HAY UNA PARTE DENTRO DE NOSOTROS MISMOS QUE CREEN MAS EN LAS OPINIONES AJENAS QUE EN LAS NUESTRAS MISMAS.POR ELLO AFLORAN TANTISISMOS MAESTROS Y GRANDES ADOCTRINADORES.

ELLOS CREEN EN ALGO QUE ES DIFICIL DE CONSTATAR EN MUCHAS OCASIONES PERO LO DICEN DESDE SU PARTE LOGICA E INCLUSO PORQUE LO HAN LEIDO O PORQUE ALGUN MAESTRO LES HA INFORMADO.

ESTOS SON LA MAYORIA,YA QUE LOS TEMAS POR LLAMARLOS ESPIRITUALES DIFICILMENTE DEJAN HUELLAS,HAY QUE BASARSE EN PARTES INTUITIVAS LAS CUALES SON DIFICILES DE CONFIRMAR.

EL FAMOSO EMPODERAMIENTO LO LLEVAMOS POCO A CABO,PREFERIMOS ENTRAR EN GRUPOS DONDE ESCUCHAR MILES DE OPINIONES PARA SEGUIR LIANDO MAS LA MADEJA.

ENTRAMOS EN UN MUNDO MUY SUPERFICIAL,DONDE VAMOS TOMANDO COLETAZOS DE INFORMACION DE UN LADO Y DE OTRO SIN AHONDAR EN NADA Y LO PEOR SIN ESTABLECER UN VINCULO CON NUESTRO INTERIOR.

DESGRACIADAMENTE LO QUE ES VALIDO PARA MI SEGURAMENTE NO LO SERA PARA OTRO,YA QUE CADA UNO TENEMOS CARENCIAS DIFERENTES A OTROS,POR ELLO LOS CAMINOS SON INDIVIDUALES Y LAS EXPERIENCIAS MUY SINGULARES.

DE ALGUNA FORMA TODO ESTO LO HACEMOS PORQUE INCONSCIENTEMENTE QUEREMOS DELEGAR EN EL OTRO LAS RESPONSABILIDADES,ES MUCHO MAS SENCILLO CULPAR AL OTRO DE LOS MALES AJENOS QUE A UNO MISMO.

EN ALGUNAS OCASIONES HE LEIDO QUE LOS ET NO DAN MUESTRAS CLARAS  DE
SU EXISTENCIA  PORQUE SE PRODUCIRIA EL ENDIOSAMIENTO Y ESTOY CONVENCIDO QUE ASI SERIA.

SEGUIMOS SIN DARNOS EL VALOR QUE REALMENTE CADA UNO TENEMOS,HABLAMOS QUE SOMOS LA FUENTE PERO EN EL FONDO DE CADA UNO NO NOS LO CREEMOS.

HASTA CIERTO PUNTO ES LOGICO YA QUE HEMOS ESTADO SOMETIDO DURANTE MUCHO TIEMPO AL YUGO DE UN SISTEMA DE CREENCIAS DONDE HEMOS SIDO PECADORES Y DONDE CONTINUAMENTE HEMOS SOLICITADO NUESTRA SALVACION.

Y ESTO LO TENEMOS INSTALADO HASTA EL TUETANO DENTRO DE NOSOTROS JUNTOS CON LOS REMORDIMIENTOS DE CONSCIENCIA.

TODOS ESTAMOS DESEANDO DESPEGAR HASTA DIMENSIONES SUPERIORES Y NO SOMOS CAPACES DE DOMINAR EN LA QUE ESTAMOS.

NOS INSTALAMOS SIEMPRE EN FUTURIBLES O EN EL PASADO,ESTAMOS SIEMPRE DESEANDO QUE OCURRA ALGO NUEVO QUE NOS APORTE ALGUNA IDEA QUE NOS HAGA SALIR DEL LIO DONDE ESTAMOS METIDOS.

EL RESETEO NOS LIBERARA DE LA OPRESION,LA FEDERACION NOS AYUDARA EN NO SE QUE,EL CASO ES SEGUIR FORTALECIENDO LA MENTE LOGICA PARA SEGUIR HUYENDO DE NOSOTRSOS MISMOS.

POR SUPUESTO YO EL QUE ESCRIBO ESTOY EN EL MISMO EMBROLLO.

NINGUNO DE LOS MAESTROS HABLAN NUNCA DE SUS CARENCIAS,QUE COMO SER HUMANO LAS TIENEN SI NO NO ESTARIAN AQUI.

lunes, 3 de diciembre de 2018


                                                      DESDE LAS PLEYADES



—Tú lo elegiste.
—¿Yo lo elegí?
—Sin duda.
—¿Pretendes decirme que elegí vivir en este mundo de tristeza, soledad, desesperación, crueldad y muerte? ¿Que decidí pasar por tantas situaciones de desamor, frustración y sufrimiento? ¿Que elegí la familia que tengo, con todos los conflictos y y sinsabores que me ha acarreado a lo largo de la vida? ¿De verdad quieres que me crea que fui yo la que quiso, voluntariamente, pasar por todo esto?...
—No solo lo elegiste, sino que lo estuviste planeando cuidadosamente...
—Si realmente es como dices, ¿por qué no lo recuerdo?
—Si lo recordaras, la experiencia apenas tendría sentido. No existe despertar sin sueño, ni recuerdo sin olvido...
—Muchas veces me gustaría marcharme de aquí. Hay veces que siento que no aguanto más. Resulta insoportable ver y experimentar determinadas cosas.
—Es comprensible, pero la idea no es que te marches, sino que tengas claro para qué viniste.
—Entonces, ¿para qué vine? A veces pienso que solo he venido a pasarlo mal...
—No. Viniste a despertar, como te he dicho. El hecho de que te resulte tan difícil estar aquí es una señal inequívoca de que ese despertar ya está en marcha. Muchas personas ni siquiera se cuestionan la realidad en la que viven y creen que las cosas siempre han sido (y serán) así. Tu incomodidad, sin embargo, te está conduciendo a una comprensión nueva, a hacerte preguntas, a plantearte otros modos de entender la vida. Cuando comienzas a percibir que las cosas no tienen por qué ser siempre así, surge la posibilidad de crear otro tipo cosas. Cosas nuevas. Ilusionantes. Más agradables. Para ello se necesita mucha valentía, mucho valor, mucho coraje, ya que es muy sencillo caer en el inmovilismo y en la resignación. El ser humano lleva demasiado tiempo atascado en esos dos conceptos. Por eso estás aquí: para aportar esa nueva energía, esa nueva comprensión, ese nuevo impulso.
—Pero ¿cómo? Muchas veces me siento paralizada. Inundada por el temor y la confusión. Soy consciente de que las cosas pueden ser de otra manera, pero me cuesta mucho creer en el cambio. Es como si estuviera dominada por una inercia triste y monótona que me abruma y me impide ir más allá de mis límites, de mis creencias, de lo que veo a diario en mi entorno... No puedo evitar pensar que mi presencia es insignificante, muy poco valiosa... ¿Cómo salir de este bucle de temor e indefensión?
—Liberándote de tu identidad de víctima y tomando conciencia de tu poder interior, que es mucho más inmenso de lo que nunca podrás llegar a imaginar. Despertar consiste en que reconozcas ese poder y confíes en él. Para dejar de ser una víctima, primero has de reconocer que lo eres. Este es el momento más crítico en todo despertar, ya que la identidad quejumbrosa pugnará por no ceder su trono. El siguiente paso es confiar. Confiar en ti misma, en tu corazón, en lo que te dicte tu alma. ¿Te das cuenta de que nunca has confiado en ti ni en la vida? Siempre has estado mirando afuera, tratando de quedar bien, de hacer lo que los demás hacían, de "integrarte", de no parecer "rara"... Pero tú sabes que esa no es la solución. Ve a tu interior, indaga y observa qué es lo que brota de él... Reconoce que hay algo en ti que añora surgir, expresarse, salir a la luz... Dale su espacio. Permítete ser. Y recuerda que huir no es el objetivo, sino despertar a la comprensión de que no hay nada de lo que huir. Cuando la conciencia emerge, cualquier lugar puede transformarse y florecer. La paz, al fin, llega.
Javier López
Almas Estelares
(Imagen: Trash Riot)

jueves, 29 de noviembre de 2018


                                                             DESDE LAS PLEYADES



Un tema que se estuvo comentando en el grupo, son los viajes astrales y como lograrlo. Les comento mi forma de hacerlo, teniendo en cuenta que cada uno asimila la técnica que les resulte más eficaz en fusión de su estado y preparación.
Me recuesto en la cama, retiro la almohada como muestra la foto 1 (salir en forma cociente) y comienzo una relajación muscular total. Desde la punta de los pies, atendiendo cada musculo que recorre mi cuerpo. Pantorrillas, muslos, estómago, pecho, brazos, manos y dedos.Mis dedos deben estar levemente separados. Luego cuello, mentón, labios y aquí nos damos cuenta la cantidad de músculos que no aflojamos por no notarlos. En nuestra boca (alrededor) existen 84 músculos. También tengo en cuenta la lengua, ya que es un músculo, y por supuesto los ojos.
Ahora que ningún músculo produce tensión, comienzo la etapa de respiración. Esta forma la realizo en segmentos de tres segundos. Tres para aspirar, tres para retener, tres para exhalar y tres de espera, y así nuevamente. En el segmento "exhalar" puedo sentir como fluye la sangre por mis brazos dándome una sensación de controlar la temperatura corporal. Visualizo esa temperatura en forma de energía, y la traslado a la altura de mi tercer ojo. Continuo con respiración, cuando en un momento, como resultado de no mover mis músculos, siento como si perdiera mi entidad física. Es en eso momento que llevo la entidad que ahora es espiritual a la altura de mi plexo solar. (Ombligo) El síntoma pronto a salir, es un cosquilleo en mi estómago, y luego pequeños tirones hacia afuera, y ya me encuentro flotando a los pies de la cama.
Es importante el no resaltarnos o asustarnos cuando sentimos estos pequeños tirones, pues nos costaría muchísimo el tal llamado desdoblamiento. (Viaje astral). En caso que no logremos hacerlo luego de un tiempo prudencial, no desanimarse. Lentamente podemos girar el cuerpo,ya que lo sentimos entumecido, hacia un costado como muestra la figura 2. (Salir en forma inconsciente) Ya estamos dormidos, pero toda esa preparación no fue vana. Queda en nuestra mente la idea, y probablemente tengamos un viaje astral que luego lo recordamos. También podemos tomar conciencia y darnos cuenta que no se trata de un sueño. Nos a pasado a todos ese sueño que queremos caminar o correr y no podemos. Nuestras piernas no nos responden. Es allí donde debemos recordar que estamos fuera del cuerpo y por lo tanto no tenemos físico. Solo debemos pensar en avanzar, y verán que si lo hacemos, incluso elevarnos y viajar a través de los árboles y más arriba, como se ve en la figura 3. No teman a lo que puedan ver en el astral. Nada puede dañarnos, ni cortarnos el cordón de plata.
Como dije antes, esta es mi forma de hacerlo. Ya que cada uno lo perfeccionará según su estado. Generalmente no dejo que me indiquen como respirar, ya que hay muchas formas y elijo la que mejor me hace sentir.. Tampoco hago mucho caso a una regla estricta de como lograrlo, ya que no existe una regla. Yo les comparto mi forma generalizando un poco, por que pueda que les sirva algo. Cada uno encontrará lo que le es más fácil y compatible. Si les aseguro que no es un don como he escuchado tristemente por ahí. Todos venimos de la misma forma y codificación, y todos podemos hacerlo. Solo hay que practicarlo.

lunes, 26 de noviembre de 2018



                                                             SER FELIZ AQUI Y AHORA



Recuerda: fuiste TÚ quien decidió venir con este cuerpo, con esta familia y con todas tus circunstancias actuales. Nada ha surgido al "azar". No eres una "casualidad" en mitad de un universo "hostil" y "caótico". Tu presencia aquí, en esta época, es necesaria, y responde a un plan minuciosamente diseñado. Deseabas pasar por todo esto. Deseabas experimentar las limitaciones físicas y los aprendizajes que conllevan. Deseabas zambullirte en la incomprensión para, un buen día, comenzar a recordar que eras algo más que tu cuerpo y tus posesiones materiales. Nadie te obligó. Nadie te "atrapó". Ningún "malvado", allá arriba o en cualquier otra parte, la tomó contigo. Tú elegiste (por amor). Tú eres responsable. Tú estás al mando, aunque casi todos traten de convencerte de lo contrario. El poder siempre estuvo en ti. Y de eso trata este juego: de que asumas, finalmente, la responsabilidad de tu vida, de que tomes conciencia de que no eres azar, de que estás viviendo lo que deseabas para trascender las situaciones e iluminarlas con tu comprensión. Con tu conciencia. De dejar de culpar a los demás de tu "mala suerte" y comenzar a crear lo que verdaderamente quieres. En definitiva, de contribuir al cambio de conciencia que experimenta nuestro planeta en la actualidad. El momento es AHORA.
Javier López
Almas Estelares

jueves, 22 de noviembre de 2018



                                                       DESDE LAS PLEYADES


Vivimos hipnotizados que es como decir que ya estamos muertos. Hay que estar más diligentes, atentos, vitales e intensos para combatir sin tregua la mecanicidad del homo-animal que somos, para superar la impresionante urdimbre que hemos tejido a base de autoengaños. Debemos desidentificarnos de lo que no somos, pero creemos serlo y esto nos roba la libertad interior. Hay que poner todos los medios y condiciones para superar la consciencia embotada y dejar que eclosione la energía de la lucidez y la compasión empática. No son palabras, no son conceptos, son hechos; pero igual que en el bloque de mármol ya existe potencialmente la escultura, hay que hacerla, así que hay que trabajar sobre uno mismo, para disipar las densas nieblas de la mente ilusoria y encontrar el camino hacia la luz.

miércoles, 21 de noviembre de 2018


                                                      DESDE LAS PLEYADES





—Nos fuimos a dormir. Pero, de madrugada, algo me despertó. Salí de la tienda [de campaña] y vi a dos seres. Vestían monos muy ajustados y plateados. Me recordó las estatuillas de los Oscar.
—¿Puedes describirlos?
—Muy altos y bien proporcionados. Los ojos eran grandes y almendrados, como los de las pinturas egipcias.
—¿Te asustaste?
—Tuve pánico. Y en eso recibí un mensaje mental: «No tengas miedo. No te haremos daño». Y me invadió una calma total.
—¿Y después?
—Vi la nave. Estaba cerca. Me llevaron al aparato, pero no sé cómo. No caminé. De pronto estaba dentro. Había luz por todas partes, pero no supe de dónde procedía. Vi una gran pantalla, con un teclado. Eran teclas de colores, del tamaño de una moneda de 25 centavos. En las paredes se distinguían ventanas, parecidas a los ojos de buey de nuestros barcos.
—¿Cuántos tripulantes había en el interior?
—Cinco; uno de ellos era mujer.
—En 1961 no había ordenadores...
—Sí, a mí también me sorprendió.
—Y bien...
—Uno de ellos se acercó al «ordenador» y la nave se elevó. Y la pantalla se llenó de estrellas. ¡Estábamos en el espacio! Se veía la Tierra, azul y bellísima.
—¿Seguías hablando con «ellos»?
—Sí, mentalmente. Fue una sensación muy benéfica.
—¿De dónde procedían?
—Me indicaron una de las estrellas, muy brillante. Y yo comenté: «Venus». Ellos, entonces, dijeron que no. Y mencionaron Sirio. Yo, en esos momentos, no sabía de qué hablaban. Y me devolvieron al campamento.
(Testimonio ovni [año 1961] de Sharon Seider, extraído del libro "Sólo para tus ojos", de J. J. Benítez)

miércoles, 14 de noviembre de 2018

Cómo elevar tu frecuencia e incrementar tu vibración SUB-TEAL SWAN


                                                      DESDE LAS PLEYADES



Vivimos hipnotizados que es como decir que ya estamos muertos. Hay que estar más diligentes, atentos, vitales e intensos para combatir sin tregua la mecanicidad del homo-animal que somos, para superar la impresionante urdimbre que hemos tejido a base de autoengaños. Debemos desidentificarnos de lo que no somos, pero creemos serlo y esto nos roba la libertad interior. Hay que poner todos los medios y condiciones para superar la consciencia embotada y dejar que eclosione la energía de la lucidez y la compasión empática. No son palabras, no son conceptos, son hechos; pero igual que en el bloque de mármol ya existe potencialmente la escultura, hay que hacerla, así que hay que trabajar sobre uno mismo, para disipar las densas nieblas de la mente ilusoria y encontrar el camino hacia la luz.


                                                        DESDE LAS PLEYADES



HOY DEJO IR
Hoy dejo ir mi resistencia al cambio, mi apego a la negatividad y mi comodidad de estar metid@ en la burbuja de mi zona de confort; y así aprender a arriesgarme y a confiar en la vida y en mi mism@.
Hoy dejo ir la vergüenza y la culpa que tanto han limitado mi vida. Las dejo ir, las suelto y abro mi corazón a una vida repleta de compasión y satisfacción.
Hoy dejo ir todos los complejos con los que me he maltratado psicológica y físicamente, para empezar una vida de respeto a mi cuerpo y de autoamor.
Hoy dejo ir mis miedos a no ser suficiente y al fracaso, liberando así mi capacidad de ser creativ@, poderos@ y libre.
Hoy dejo ir mi miedo al que dirán, para centrarme en mí mism@, mis necesidades y mis deseos del Ser, con el fin de ser más auténtic@ y coherente.
Hoy dejo ir mi rabia y mi ira, contenida durante años; para así poder agradecer lo aprendido y recoger la energía necesaria que me empuje a la acción y a la aceptación de mi mism@ y los demás.
Hoy dejo ir mi necesidad de control, de querer que los demás reaccionen según mis expectativas y que las cosas sucedan de una determinada manera; y así consigo abrirme a la vida, a la improvisación, a las sorpresas agradables y a las oportunidades de crecimiento que la vida me regala; y me abro a la comprensión de que cada ser humano es como es y yo no tengo que cambiar, arreglar o convencer a nadie.
Hoy dejo ir mi miedo al abandono, a la separación y al sentirme incomprendid@, para abrirme a la conexión profunda con mi ser y con el Universo. Me abro a comprender al otro y a hacerme comprender con total honestidad conmigo mism@.
Hoy dejo ir el miedo al rechazo y a la necesidad de sentirme valorad@, en pro de una actitud empoderada, segura de mi mism@ y abierta al gozo de la vida, en la que me muestro tal como soy y me abro al mundo conectándome con el otro desde el corazón y con total valentía.
Hoy dejo ir mis resentimientos en contra de la gente que creí que me había hecho daño, para agradecerles las lecciones aprendidas; y comprender que todos llevamos nuestros procesos personales. Me recuerdo que lo que me sucede no es algo personal, responde a un plan mayor.
Hoy dejo ir mis exigencias conmigo mism@, para poder sentirme libre y canal de la dicha de la vida.
Hoy dejo ir mi miedo a morir, para comprender que la muerte es sólo la continuidad de mi Ser.
Hoy dejo ir mi miedo a vivir, y entro de pleno en estado de aceptación, agradecimiento y paz.
Hoy dejo ir mis incoherencias, y empiezo a vivir escuchando mi sentir con total entrega y convicción.
Hoy dejo ir mi apatía, y empiezo a confiar en mi mism@, mis capacidades y en el Universo que siempre obra para mi mayor bien.
Hoy dejo ir mis limitaciones proyectadas en los demás, para abrirme a la compasión y comprensión desde mi corazón.
Hoy dejo ir mis preocupaciones y aprendo a confiar en la divinidad que soy.
Hoy dejo ir mis pensamientos.
Hoy dejo ir mis emociones.
Hoy dejo ir mi dolor.

HOY EMPIEZO A SER.

martes, 13 de noviembre de 2018


                                                      DESDE LAS PLEYADES



Estamos soñando y vivimos automatizados. Nos relacionamos con nosotros mismos y con los demás de forma equivocada; hacemos y decimos cosas de las que luego nos arrepentiremos y que provocan un desconsuelo innecesario. Usando lenguaje espiritual, diremos que hemos perdido la claridad en la mirada, vivimos bajo las sombras de la ignorancia. Son muchas las personas que todavía no se han encontrado internamente y se ven inmersas en tradiciones religiosas que les instan a renunciar a sí mismos. Como resultado de todo ello, acaban sirviéndose de las prácticas espirituales, para crear una identidad superior que en realidad no es más que el ropaje bajo el que se oculta una vieja caracterización disfuncional, basada en la evitación de los problemas más cotidianos.

lunes, 12 de noviembre de 2018


                                                           DESDE LAS PLEYADES



Sé que es complicado. Que a veces cuesta levantarse. Comprender. Encontrarle un sentido a todo esto... Ellos no lo saben. No saben de tu día a día. De tus vivencias, de tus sensaciones, de tu dolor... De lo que cuesta, a veces, mantenerse en pie, sonreír y continuar. Como si nada. Como si fuera tan sencillo... Asentados en su dogma, se permiten opinar, aconsejarte, decirte esto o aquello... Sin ver realmente. Sin sentirte. Proyectando su verdad (absoluta y diminuta a partes iguales) e inundándote con ella. Ciegos a tu verdadera esencia. Y luego se marchan. Tan tranquilos. Como los robots inertes que todavía son. A seguir con sus cosas, con sus dogmas, con sus ideologías absolutistas... "Escuchar al otro... Ponerse en su lugar... ¿Qué es eso?"
Por ello tiene tanto valor lo que haces y, sobre todo, lo que eres. Que estés aquí, ahora, compartiendo, a pesar de todo. De todos. Que continúes, y sigas creyendo, amando, ilusionándote... Siendo tú aunque moleste. Caminando aunque surjan obstáculos. Diciendo SÍ a la vida. Al Universo. Al corazón. Percibiendo más allá de lo superficial. Abarcándolo todo con tu comprensión. Con tu sensibilidad. Con tu paz interior... En cierto modo, es normal y lógico que ellos se comporten así. Están tan condicionados como tú. En su caso, aún no se ha encendido su luz, ni son capaces de percibir lo esencial, más allá de ideas y costumbres...
Pero ahora ya lo sabes. Así que continúa: acéptate como eres. Acéptalos como son. No te enredes en su sinsentido y recuerda, por encima de todo, a qué has venido. Cuando lo decidiste, sabías que sería difícil, pero también que la luz de tu alma brillaría en la oscuridad. Por ello te atreviste. Por ello serás capaz de emerger cada vez que las aguas te cubran...
¡Confía! 💪
Javier López
Almas Estelares

viernes, 9 de noviembre de 2018



                                                        DESDE LAS PLEYADES



Contestar a la pregunta quién soy, es tan necesario como recibir afecto o alimentarnos. La respuesta que se logra no es absoluta y siempre está cambiando, pero nunca dejamos de buscarla. La clave del asunto estará siempre en la capacidad que mostremos a la hora de satisfacer nuestras verdaderas necesidades, sin caer en la esclavitud de los impulsos inconscientes.


                                                         DESDE LAS PLEYADES


Todo ocurre dentro de un orden perfecto, incluidos los avistamientos ovni. Cada alma tiene un plan preconcebido antes de encarnar, así como unos puntos de destino que debe experimentar. Un avistamiento o un encuentro con otros seres, ya sea físico, astral, telepático o de cualquier otra índole, suele estar programado por ambas partes antes de que el alma nazca en la Tierra. De modo que no tiene sentido impacientarse o maldecir al destino por la aparente ausencia de "pruebas". Si el avistamiento o contacto no se ha producido, aún no es el momento. Y tampoco es lo más importante. Lo primordial es nuestra toma de conciencia personal y nuestra evolución como personas responsables y coherentes en este plano. Lo demás se dará (si es que ha de darse) de modo natural cuando sea el momento oportuno.
Javier López
Almas Estelares

miércoles, 7 de noviembre de 2018


                                                              DESDE LAS PLEYADESEl ego no es más que un software con apariencia de personalidad. Tiene su base en la mente dual (bueno-malo, bonito-feo, me gusta-no me gusta) y en unos programas prefijados al nacer que son alimentados desde el exterior por el resto de Seres, al ser todos Uno, los otros Seres le dan a esa mente el software que pide el Ser de ese cuerpo.

La forma que tiene de alimentarse la mente es a través de lo que percibe del exterior por los 5 sentidos, los cuales convierten lo que les llega del exterior en una señal eléctrica que viaja a través de un nervio hasta el cerebro, y esa señal eléctrica es convertida por el cerebro en un pensamiento y/o objeto mental (imagen).

La mente nunca ha visto lo que es el árbol, la taza, un paisaje, etc., la luz sale del Sol, una vela, una bombilla, etc., y esa luz rebota en la superficie de lo que llamamos objetos, después de rebotar entra por el ojo, cómo en una cámara de fotografía entra la luz, y el ojo convierte la luz en electricidad que viaja por un nervio hasta el cerebro, y el cerebro, la mente, convierte esa electricidad en una imagen mental (objeto mental). Sucede lo mismo con los otros 4 sentidos, cada uno con su respectiva forma, al final todos terminan en un nervio que da al cerebro. Desde aquí la mente comienza a etiquetar esas imágenes mentales con palabras, las palabras son etiquetas mentales que la mente coloca a la imagen mental sobre lo que es, la mente no puede ver lo que es, ni siquiera se acerca. Antes de que existiera el ser humano las formas estaban ahí siendo lo que es sin ser etiquetadas, interpretadas, juzgadas.

Al aparecer el ser humano y crear mentalmente el lenguaje, primero etiquetando las imágenes mentales, después dándole un significado a cada palabra, comenzó a separarse de lo que es, a crear capas mentales que lo iban separando de lo Real, creando para ello una realidad mental. Así creyó descubrir formas nuevas, y comenzó a crear con ellas.

Una de las funciones que tiene la mente es clasificar, clasificar los objetos mentales que percibe, de mayor a menor o al revés. Es una de sus funciones y lo hace a las mil maravillas, la mente es maravillosa para lo que está hecha, cuando esa función se usa en vez de para clasificar para categorizar, enjuiciar a la vida, a otros, sean personas, situaciones, animales, etc., se está usando la mente para juicios, y para esto no está hecha la mente, esta forma de usar la mente lleva al odio, a la envidia, la guerra, etc., a vivir en desarmonía con la vida. Cualquier juicio es nulo de por sí.

La Realidad es solo Una y en ella no hay escalas, ni categorizaciones ni clasificaciones, al ser sólo Una todo es lo mismo expresado en la diversidad maravillosa que nos rodea. ¿Cuánta diversidad hay? Cómo decía una niña infinita + una.

Al usar la mente para clasificar la vida, juicio, el ego se coloca o por encima o por debajo de lo que es, verdugo o víctima.

El ser humano está dotado de capacidades que los demás seres del planeta no tienen. Una de esas capacidades es la mente, esto lo podemos vivir de dos maneras, al tener más que los demás damos, o al tener más que los demás quitamos (nos creemos superiores o inferiores y usamos a los demás en nuestro beneficio). ¡Qué me importa a mí la vida de un insecto! Esta puede ser la frase de cualquier ser humano, nos han educado para que pensemos de esta forma, nos hacen creer que los insectos, mosquitos, moscas, etc., son molestos o dañinos, es fácil ver a adultos quejándose de ellos, y los niños que están alrededor es lo que pueden aprender con su mente.

Todo esto es debido a usar la mente para lo que no está hecha, clasificar a otros seres, su expresión más inefable, Amor, manifestada en forma, haciendo con ellos los que nos da la gana por creernos superiores, más grandes o importantes. Al identificarnos con la mente, vemos y vivimos como ella ve y percibe, que nada tiene que ver con la Realidad.

Cuando generalizamos, estamos haciendo uso de la mente en el sentido expuesto anteriormente, o más bien nos identificamos con ella y ella nos está usando a nosotros, para intentar sostener un punto de vista egóico, el cual no existe, pero al ego le hace sentirse poderoso, más que, y así se sustenta, ya que para la mente, el ego, es mejor creerse que toda la humanidad piensa como él, cuánto poder le da al ego creerse que toda la humanidad piensa como él, aunque sea irreal, imaginario, pero para él eso le da igual, este autoengaño le hace sentirse poderoso, que es lo único que busca. Está en nosotros mismos dejar de usar esta forma de usar la mente y usarla para lo que está hecha.

Otro de los aspectos de la mente, es que cree que consigue cosas, y no es más que una creencia. Creer que podemos conseguir algo, lo que sea, una casa, un trabajo, una pareja, cualquier objeto, es una creencia mental, que nos separa de la vida, de lo que es, nos separa de la confianza de que la vida es Amor y todo nos llega por Amor, sin hacer nada para ello, y nos lleva al esfuerzo. Este es uno de los engaños de la mente. Al separarnos de la vida y esforzarnos por conseguir cosas que desea la mente en la identificación que tenemos con ella, nos conduce, a pasar por encima de los demás o de nosotros mismos, o a no echarles una mano si lo necesitan.

La Vida es Amor en acción por lo cual no hay que esforzarse por nada, sólo disfrutar. En el instante en que “yo” quiero conseguir algo y me pongo a pensar cómo conseguirlo estoy limitando a la vida, colocándome en una posición apartado de ella, para que me ofrezca lo que más y mejor me conviene desde el Amor que es y soy. ¿Acaso yo sé que es lo que me conviene, o es la Vida misma, el Amor, infinito, eterno, quien contempla esa verdad? La respuesta a esta pregunta te da una idea de cómo ves la vida y desde dónde la ves y la afrontas.

Acepta lo que la Vida te da, trae, y vive en la Paz que eres.

Tener razón, este es otro de los engaños de la mente, usamos para expresar la frase ¡qué razón tienes! o ¡tenías razón! Esta expresión es falsa de por sí, es una creencia mental, nadie puede tener razón, sólo la mente, el ego, lo cree, las cosas, situaciones son como son. Una persona ve una piedra azul y otra le dice que es verde, el que la ve verde de repente al cambiar su posición ve que es azul y le dice al otro ¡qué razón tienes! ¡es azul!, y el otro le contesta; no tengo razón, es azul porque es azul, es como es. El que lo ve azul podría responder de esta otra manera; que ¡claro que sí, no te lo decía yo!, queriendo acaparar algo que no puede. La Realidad es que sólo querría egóicamente hacerse con la ilusión de que al verlo azul es suyo, ego, puro ego, creerse que es él el que tiene el poder de decir como son las cosas, cuando la realidad es que es azul de por sí, no porque él lo diga.

Una vez escuché a Emilio Carrillo hablar sobre como intentamos mantener nuestro punto de vista, el habló sobre un hecho de la historia de la humanidad, cuando Galileo fue enjuiciado por decir que la Tierra no era el centro del Universo, si hubiese mantenido lo que expresaba, tengo razón, hubiese sido encarcelado de por vida, y la Tierra seguiría en el mismo lugar. No sería nada más que una lucha de egos. Por un lado están los que ignoran la verdad, y mantienen su ignorancia dándole poder al ego poniéndose por encima del otro, enjuiciando a Galileo, y a ellos mismos, por no querer mirarse en su ombligo y ver que está sucediendo en realidad. Si Galileo hubiese actuado egóicamente, tengo la razón, no serían más que palabras, pues no porque lo dijese es así, es así porque lo es, es simple, si lo mantiene con la mente, ya no es real, es solo mental, y se convierte en lo mismo que los que lo enjuiciaban, en una actitud egóica, se coloca en una posición mental por encima de los que lo enjuician, el ego se cree poderoso con ello.

Otro aspecto en el que ponemos a la mente por delante del corazón, y la usamos para una función que no está hecha, es cuando nos creemos adultos, solemos mirar a los niños y bebés como un ser más pequeño que nosotros y con menos sabiduría, por lo que no pueden hacer nada sin nosotros, creemos que el bebé realiza movimientos involuntarios y que sin nosotros, el adulto, no podría vivir.

Los movimientos que creemos involuntarios en el bebé, no son más que los movimientos generados a partir de una mente incipiente, una mente que trae un software básico instalado en el cual se asentará el resto del software que se cree en su desarrollo como persona, a través de su familia, amigos, la ciudad o el pueblo donde viva, la sociedad del país, etc. Los movimientos que creemos involuntarios son los únicos que puede realizar, no tiene otros grabados en su mente, son perfectos y para nada involuntarios, esos movimientos son tan certeros como los que realiza un adulto para agarrar un objeto, la única diferencia es que la mente del adulto ya tiene instalado, a través de la repetición, el software para coger el objeto, y la mente del bebé está empezando a realizar las repeticiones para fortalecer la unión entre extremidades, nervios, y el cerebro, todo ello es generado por el Ser. El Ser a través de la mente incipiente del bebé no tiene la información suficiente para que sus movimientos sean concretos y exactos para agarrar un objeto, sin embargo en realidad si  son concretos y exactos, como adultos creemos que deben ser de otra manera, pero ya son perfectos, el bebé no puede más que mover los brazos o piernas de esa manera que creemos involuntaria (no es más que hasta donde llega su mente en es instante de su vida, no tiene más información grabada). La mente de un bebé y la de un adulto es la misma, sólo varía la cantidad de software grabado. Un ejemplo para percibir que un adulto y un bebé tienen las misma mente pero con distinto software creado sería: Si al adulto se le paraliza un brazo, escayolándolo, ese brazo, sus nervios, músculos, y la parte de software del cerebro que lo controla, deja de recibir información de coger objetos, si después de unos 3 meses le quitamos la escayola, no puede agarrar objetos, ni siquiera mover los dedos, deberá hacer el adulto como hace el bebé, volver a practicar los movimientos para que se vuelva a grabar en su mente. La única diferencia es que el bebé lo hace por primera vez y el adulto no.

Podemos como seres que somos en el cuerpo de un adulto echar una mano al otro ser que está en el cuerpo de un bebé. El ser que está en ese cuerpo genera la energía para que la mente cree esos movimientos y a partir de ellos ir afianzando y generando más software para que los movimientos sean más útiles para lo que el ser quiere vivir en esta vida. Una forma de ayudar en ello es acompañando los movimientos de los brazos del bebé, el bebé agarra los dedos meñiques de nuestras manos, y nuestra única función es acompañar el movimiento que él haga, sólo acompañar, nosotros estamos a su servicio, y cuando le hayamos cogido el tranquillo podemos ejercer una leve resistencia al movimiento que él realiza, muy leve, como si sus brazos fuesen papel de fumar. Esto ayuda a que su mente vaya fortaleciendo las conexiones neuronales que trae, afianzando el desarrollo nervioso de conexión del cerebro con los músculos y demás partes del cuerpo, así su mente se va desarrollando y el ser que hay en ese cuerpo puede ir desarrollando antes esa mente. Es como ir al gimnasio. Con las piernas sucede lo mismo, la manera de ponernos a su servicio es colocando los talones del bebé en la palma de nuestras manos, sin agarrarlos, sólo apoyados, y hacemos lo mismo que con los brazos acompañamos en todo momento los movimientos que Él realiza, en ningún momento le intentamos hacer otros por nuestra cuenta, Él sabe perfectamente que movimientos realizar, nosotros no sabemos más que Él.

Si estamos atentos a lo largo del día percibiremos cuando desea realizar los ejercicios, suele ser los momentos en los que está más activo, para ello podemos ir conociendo a nuestro hijo desde que nace, observando con atención que personalidad trae, cuáles son sus puntos fuertes y cuales los flojos, en que momentos está más activo y en cuales no, para mi esto se realiza con una atención de servicio hacia el ser que está en ese cuerpo, aunque lo veamos como un bebé, siempre de servicio. Sin olvidarnos que él es nuestro maestro, es él el que viene a enseñarnos lo que se nos ha olvidado en el amor que somos.

Como padres podemos, si lo sentimos en nuestro corazón, ayudar al desarrollo de su cuerpo (físico, emocional, y mental), para ello no me inmiscuyo en lo que realiza, si yo siento miedo ante una situación, como puede ser que está al filo de la cama, el que siente miedo soy yo y ese miedo es mío, es mi responsabilidad transmutarlo en mí, y no pasárselo a mis hijos.

==================================
Autor: Eduardo Camps (ecampsiglesias@gmail.com)
==================================

lunes, 5 de noviembre de 2018


                                             
                                                             DESDE LAS PLEYADES




La Gran Activación
El próximo 11:11 se producirá un evento sin precedentes en la historia de la Tierra. Por primera vez se activarán de manera definitiva los Códigos de Luz del Alma.
Los mismos que fueron desactivados hace miles de años.
Se cumple así un requisito imprescindible para la llegada de la Nueva Tierra: el ser humano, para ascender, tiene que estar completo.
Recuperaremos de este modo lo que nos pertenece por derecho propio: el recuerdo de quiénes somos y para qué hemos venido, así como las capacidades que nos son inherentes.
Pero una cosa es recuperar y otra saber utilizar en este 11:11
Para las personas que están despiertas, la recuperación de esos recuerdos y capacidades puede representar una bendición. Muchos llevan años anhelándolo. Sin embargo, los que aún continúan anclados en la vieja energía pueden verse inmersos de repente en un profundo caos interior. Recuerdos a los que no encuentran sentido y percepciones que no comprenden y que, además, les asustan. Será necesario que, tras esa fecha, las personas que trabajan al servicio de la Luz aúnen sus esfuerzos para ayudarlos a integrar el proceso.
Cada uno de nosotros debe prepararse previamente para ese momento, tal como nos aconseja el Maestro Kuthumi con estas recomendaciones:
1. Buscar la paz interior. Un momento de silencio al día para escuchar la voz del corazón.
2. Recibir conscientemente la luz del sol, con la intención de absorber su poder sanador y elevador de frecuencias.
3. Mantener el rumbo en la dirección indicada por la voz del corazón. Aquello que somos se manifiesta en estos días más que nunca. Caen las vendas que nos cegaban, se derrumban barreras que nos limitaban. Por fin, muchos de nosotros nos animamos a emprender aquello que vinimos a realizar aquí, en esta dimensión.
4. Practicar el desapego de viejos patrones limitantes. Abandonar los pensamientos, costumbres y reacciones que alimentan aún la antigua energía, procurando transformarlos en luz por medio del amor.
5. Fomentar el Amor en todas nuestras relaciones, las que más amamos y las que nos conectan con el miedo. Estas últimas son las que más nos elevarán si somos capaces de bañarlas de amor y aceptación.
6. Recibir la energía de la Fuente en meditación. Su influencia en nuestros cuerpos sutiles es inmensa. Posee un gran poder transmutador que nos libera y nos conecta.
7. Sentirnos Uno. Practicar en nuestras visualizaciones la Unión con todo lo que es y con todo lo que existe.
Cuando llegue el momento recibiremos en nuestro interior una Gran Luz. Esa Luz trae los códigos de activación que necesitamos para recordar. Son códigos de una vibración muy alta. Cuanto más elevada sea la propia vibración durante ese día más armónica resultará la entrada de la Luz y su anclaje en cada uno de nosotros.
Podemos prepararnos como nos recomienda el Maestro Kuthumi pero, además, ese día debemos dedicarlo especialmente al cuidado de la propia energía, al equilibrio interior, a mantener la vibración bien alta. Actividades como meditar, pasear al sol o estar en contacto con la Naturaleza son las más recomendables.
Hay que evitar especialmente todo lo que nos desconecte de nuestra esencia. Deberemos alimentarnos con moderación, procurando no ingerir alimentos de baja vibración, como la carne o los vegetales transgénicos, y realizar algún ejercicio físico que nos ayude a activar el flujo sanguíneo, ya que los Códigos de Luz serán transportados a través de la sangre, desde el corazón al resto de nuestro organismo.
La activación se estará produciendo durante todo el día, pero no percibiremos completamente sus efectos hasta el día siguiente, después de haber dormido un mínimo de seis horas.
A partir de la mañana del 12 de noviembre muchas personas sentirán el profundo deseo de dar un giro completo a sus vidas, otros emprenderán su camino con fuerzas renovadas y otros sentirán una gran confusión interna. Los efectos variarán en función del grado de evolución de cada uno y de las resistencias que esté oponiendo al proceso de cambio que todos estamos experimentando.
El objetivo de esta activación es acabar con las limitaciones que, desde el interior de nosotros mismos, nos están impidiendo evolucionar o despertar. No se trata de una injerencia en el libre albedrío de los seres humanos. Se trata de eliminar una limitación que nos fue impuesta hace miles de años, cuando algunos seres confusos decidieron interferir en nuestro proceso evolutivo.
Detenernos a explicar el cómo y el por qué de aquel suceso sería adentrarnos en la vieja energía de separación y lucha, de la que ya nos estamos alejando. Ya no importa cómo, cuándo, dónde, quién o para qué. Dentro de poco estará resuelto.
El 11 del 11 se producirá una gran activación, pero no será la última. Grandes acontecimientos nos esperan a la vuelta de la esquina. Recibámoslos con amor, libres de temores e inquietudes, porque llega el reino de la Luz a la Tierra, y eso se merece una gran fiesta.#AliciaSánchezMontalbán