Namasté

¡Hola!, bienvenid@

Namasté , "La luz de Dios en nosotros, celebra su presencia eternamente en nuestros corazones"

martes, 21 de marzo de 2017


                                             DESDE LAS PLEYADES

LIBRO (EL SONIDO INTERIOR,CANALIZACION DEL MAESTRO JESUS)


"ES NECESARIO QUE DETENGAIS VUESTRA MENTE Y VUESTRA MIRADA PARA SABER QUIEN SOIS Y QUE ALCANZAIS Y HASTA DONDE PODEIS LLEGAR.
ES MI LUZ EL MEJOR ADORNO DE VUESTROS SANTUARIOS,EN DONDE SE DEBE MEDITAR Y BUSCAR LA PAZ DEL ESPIRITU Y LA TRANQUILIDAD DE LA MENTE,Y EN ESTAS MEDITACIONES,LA MISMA VOZ DE VUESTRO PROPIO SER;ESE MURMULLO,ESE RITMO,ESA ARMONIA,ESA DULZURA,ESE MENSAJE QUE RECIBE EL SER HIJO DEL SER PADRE.
NO OLVIDEIS QUE EL PADRE Y EL HIJO NO PUEDEN ESTAR SEPARADOS"

¡OH MI PUEBLO AMADO! Y HAY MOMENTOS EN TU PENA Y EN TU DOLOR ,CUANDO TE SIENTES SOLO O ENFERMO,Y ESO TE HACE BUSCAR,CONMIGO O CON MI PADRE,CONEXION ESPIRITUAL.

NADA ES INUTIL EN LA VIDA DEL HOMBRE,NADA ES INUTIL.ES UTIL EL DOLOR,ES UTIL LA ALEGRIA,ES UTIL EL ERROR PARA NO RECAER EN EL MISMO ERROR."


viernes, 17 de marzo de 2017


                                                     DESDE LAS PLEYADES




Cuando se produce un verdadero y auténtico despertar, quién somos y qué somos queda claro. Ya no hay preguntas al respecto; está resuelto. Así, una de las señales del verdadero despertar es el final de la búsqueda. Ya no sientes el impulso, el tira y afloja. El buscador ha quedado revelado como la realidad virtual que siempre fue, y desaparece como tal. En cierto sentido, ha terminado su tarea. Ha proporcionado el impulso necesario para ayudar a sacar la conciencia o el Espíritu de su identificación con el estado de sueño, y le ha ayudado a volver a su estado de ser natural.

Ahora, si se trata de un despertar permanente, el buscador y la búsqueda se disuelven completamente. Si, por otra parte, el despertar no es de carácter permanente, es posible que el buscador y la búsqueda estén en proceso de ser disueltos, pero sin hallarse totalmente disueltos todavía. En cualquier caso, esta disolución del buscador mismo puede transformar la propia vida. Para los que estamos en el camino espiritual, toda nuestra identidad puede haber estado dedicada a ser un buscador. Literalmente, nuestra vida puede haber estado definida por la búsqueda espiritual, por el anhelo de Dios, de la unión o de la iluminación.

Entonces, de repente, se produce el despertar. El buscador, la búsqueda y toda la estructura egótica que se construye alrededor de la búsqueda espiritual desaparecen de repente. Esta identidad se ve tal como es —carente de significado e inútil—, y se cae.

Esta caída del buscador puede experimentarse como un gran alivio. Da comienzo a lo que he denominado la luna de miel del despertar. Al menos en mi caso, experimenté esta caída del buscador y de la búsqueda como si me hubieran quitado un gran peso de encima. Fue una experiencia muy física. Literalmente sentí como si me hubieran quitado un peso, un peso que había estado acarreando.

Ésta es una experiencia común entre los que despiertan. Cuando la conciencia despierta de su sueño de separación, hay una gran sensación de alivio. Por eso la gente empieza a reír o a llorar, o experimenta una intensa liberación emocional del tipo que sea: sienten el alivio de haber salido por fin del estado de sueño. A veces llamo a este momento el primer beso. El despertar es como tu primer beso espiritual, tu primer beso de la realidad, tu introducción a la verdad de quién y qué eres.

Esta luna de miel puede durar un día, una semana, seis meses o un par de años. Varía según la persona. Lo característico del periodo de luna de miel es la fluidez completa: no hay resistencia en tu ser, en tu experiencia. Todo fluye. La vida es un flujo; todo parece ocurrir por su propia volición. Es el conocimiento experimental de que en realidad todo se está haciendo, y que tú, como entidad separada, no estás haciendo nada.

En el sentido más profundo, esta luna de miel es una experiencia de no resistencia completa y total. Dentro de la no resistencia, la vida fluye maravillosamente y de manera muy hermosa, casi mágica. Las cosas aparecen cuando tienen que hacerlo. Se toman decisiones sin decidir realmente; en todo está presente una sensación de obviedad. Es la experiencia del Espíritu sin ningún impedimento, sin la corrupción de la ilusión, del condicionamiento o de la contradicción. Este flujo puede ser una experiencia momentánea, o puede durar más tiempo. Algunas personas se sienten tan inmersas en la luna de miel que durante un tiempo están casi incapacitadas, perdidas en un estado de dicha durante una semana, un mes o incluso años.

El estado de sueño es el estado donde percibimos la separación, donde pensamos que somos una entidad y un ser separados. Ese ser separado siempre está buscando algo: amor, aprobación, éxito, dinero, tal vez incluso la iluminación. Pero cuando se produce el verdadero despertar, toda la estructura de la separación empieza a disolverse bajo nuestros pies.

Allí aún sigue existiendo un ser humano; no desaparecemos en una nube de humo. Incluso nuestra personalidad permanece intacta. Jesús tenía una personalidad; Buda tenía una personalidad. Todo el que camina sobre la Tierra la tiene. Incluso los niños, cuando salen del útero de sus madres, la tienen. Es una de las bellezas de la existencia, que cada uno de nosotros tenga una personalidad diferente. Los perros y los gatos, los pájaros, incluso los árboles tienen distintas personalidades.

La diferencia está en que, una vez que hemos visto más allá del velo de la separación, la identificación con nuestra personalidad particular empieza a disolverse. Incluso si penetramos muy profundamente en la unidad y la transformación ha sido muy grande, sigue estando presente una estructura básica de personalidad. Sin embargo, lo que impulsaba nuestra personalidad, todos sus antiguos principios orientadores e impulsos autocentrados, o bien han desaparecido o están en proceso de desaparecer.

Si practicamos la espiritualidad, uno de los resultados que esperamos es la disolución del ego. Reconocemos el dolor del estado egótico y tenemos la esperanza de no vernos confinados eternamente en él. Pero el despertar en sí no es lo mismo que la disolución del ego. Podemos despertar tanto si el ego se ha disuelto como si no. De hecho, pueden despertar egos muy fuertes y destructivos. El despertar da comienzo al proceso. El resultado del despertar —su consecuencia— es la disolución radical del ego.

Esto no implica que el ego vaya a cooperar. El ego puede resistirse a esta disolución con todo lo que tiene. Puede sacar a relucir todo su arsenal. No obstante, el proceso ha empezado. Y, por último, una vez que has tenido un vislumbre de la realidad, no hay nada que puedas hacer para impedir que el ego acabe por disolverse.


Por Adyashanti



                                                     DESDE LAS PLEYADES





Espiritualidad vs. religiones…


* Religiones hay muchas (demasiadas?)… La espiritualidad es una.
 * La religión es para los dormidos… La espiritualidad es para los despiertos.
 * La religión es para aquellos que necesitan que alguien les guíe… La espiritualidad es para los que prestan oídos a su voz interior.
 * Cada religión tiene un conjunto de reglas dogmáticas e incuestionables que han de seguirse sin rechistar… La espiritualidad te invita a razonarlo todo, cuestionarlo todo y decidir tus acciones asumiendo las consecuencias.
 * La religión amenaza y amedrenta… La espiritualidad te da paz interior.
 * La religión habla de pecado y de culpa… La espiritualidad te dice “ya pasó, no te remuerdas por ello, levántate y aprende del error”.
 * La religión lo reprime todo, te vuelve falso… La espiritualidad lo trasciende todo, te hace verdadero.
 * La religión se te inculca desde niño, se te obliga a aceptarla, como esa sopa que no quieres tomar… La espiritualidad es el alimento que tú mismo buscas. 
 * La religión inventa… La espiritualidad descubre.
 * La religión es humana, es una organización con reglas… La espiritualidad es divina, sin reglas.
 * La religión es causa de división… La espiritualidad es motivo de unión.
 * La religión te busca para que creas… La espiritualidad la tienes que buscar tú.
 * La religión sigue los preceptos de un libro sagrado… La espiritualidad busca lo sagrado en todos los libros.
 * La religión se alimenta del miedo… La espiritualidad se alimenta de la confianza.
 * La religión te hace vivir en el pensamiento… La espiritualidad te hace vivir en la Conciencia.
 * La religión se ocupa del hacer… La espiritualidad se ocupa del Ser.
 * La religión te alimenta el Ego… La espiritualidad te hace trascenderlo.
 * La religión te hace renunciar al mundo… La  espiritualidad te hace disfrutar de él.
 * La religión es adoración… La espiritualidad es Meditación.
 * La religión es seguida por las masas… La espiritualidad es individualidad.
 * La religión sueña con la gloria y el paraíso… La espiritualidad te hace vivirlo aquí y ahora.
 * La religión vive en el pasado y en el futuro… La espiritualidad vive en el presente, en el aquí y ahora.
 * La religión te da promesas para después de la muerte… La espiritualidad te da la iluminación en esta vida, en tu interior, en el aquí y el ahora.

lunes, 13 de marzo de 2017



                                                   DESDE LAS PLEYADES


EL AMOR QUE BRINDAMOS A NUESTROS HIJOS CUANDO SON PEQUEÑOS DETERMINA SU AMOR ADULTO”, EDUARD PUNSET

punset
El célebre escritor y divulgador científico Eduard Punset nos lo deja claro: los niños necesitan amor para desarrollarse y para crecer. Cualquier carencia emocional sufrida deja una impronta en ese cerebro infantil determinando al adulto que será el día de mañana.
No es cualquier cosa. Y más, si tenemos en cuenta que durante muchos años hemos vivido bajo el método Estivill, ese enfoque conductista ahora corregido que recomendaba a los padres no atender el llanto del bebé durante la noche. Este tipo de prácticas van en contra de la propia naturaleza humana, y derriban en un instante, miles y miles de años de evolución donde nuestro cerebro, cuenta con el actual nivel de desarrollo gracias a nuestra capacidad por conectar, por conferir amor, seguridad y afecto.
El cerebro humano, y aunque suene poético, se rige por el amor. Somos criaturas sociales, nuestros neurotransmisores y nuestras estructuras neuronales se desarrollan en base a nuestras interacciones cotidianas con quienes nos rodean. Necesitamos afecto para crecer, seguridad para desarrollarnos y la atención de unos padres que saben atender cuando el niño lo necesita.
Toda esas emociones positivas crean raíces y ponen los cimientos del adulto que nuestro hijo será el día de mañana.

lunes, 6 de marzo de 2017


                                                        DESDE LAS PLEYADES



RITUAL DE LA CARTA DE “LIBERACIÓN” DEL CLAN FAMILIAR
Esta carta la redactarás de puño y letra. Con esta carta liberas y te liberarás, de todo aquello que puedas estar heredando de tu familia y personas que te rodean y que no te corresponde: enfermedades, culpas, rencores, frialdad, indiferencia, violaciones, mala suerte en el amor, falta de cariño, dureza, secretos, tragedias, engaños, infidelidades, traiciones, robos, mentiras, etc. Vas a liberarte de todo aquello, que está provocándote enfermedades o problemas el día de hoy.

MODELO DE LA CARTA

Yo… (escribe tu nombre y apellidos) en este acto de mi puño y letra, redacto hoy esta carta como regalo a la familia a la cual pertenezco. Con la ayuda, el amor y la presencia de Dios y del Espíritu Santo, yo bendigo a mi familia y los perdono. Yo libero a mi familia y me libero de ella.Me libero y libero a mis bisabuelos, a mis abuelos, a mis padres, a mis tíos, a mis primos, a mis hermanos, a mis hijos (aunque no los tengas), a los amigos o enemigos de la familia, a toda persona a mi alrededor y a toda persona que en algún momento haya estado conmigo, de todos los programas inconscientes que me han heredado. Los libero y me libero, de cualquier ofensa que otra familia haya recibido de la mía, y pido perdón a todos, en nombre de aquel que haya ofendido por parte de mi familia.Hoy me libero y libero a toda mi familia y conocidos, de memorias de pérdida económica, conflictos por herencias, derroches, asesinatos, muertes repentinas o violentas, suicidios, enfermedades mentales, enfermedades físicas, accidentes, violaciones, tocamientos, adulterios, hijos no deseados, hijos no nacidos, hijos no reconocidos, hijos abandonados, incestos, abandonos, crueldades, golpes, violencia física, violencia emocional, infidelidades, engaños, traiciones, mala suerte en el amor, maldiciones, desarraigos, desamor, trabajos forzados, esclavitud, guerras, secretos no revelados, memorias de dolor, tristeza y llanto, y de todo aquello que sea una vergüenza o una limitación.Hoy me libero y libero a toda mi familia y conocidos, de todo aquello que haya afectado a los miembros de mi familia y a otras familias, para que estas memorias, ya no se sigan heredando a través mío, para que ya no se sigan perpetuando en mi persona ni en generaciones venideras.…aquí los detalles: Ejemplo: Hoy Libero y me libero de mi padre (Nombre), de sus maltratos y su alcoholismo. Hoy libero y me libero de mi madre (Nombre), su carácter sumiso y su diabetes. Etc.Hoy corto todo lazo con esa memorias y me libero de todas las cargas que no me corresponden. Para mi bien y el de todos los involucrados. Hoy agradezco a Dios, al Espíritu Santo y al Universo. Hoy sé que soy libre y quedo libre. Hecho está.Gracias, Gracias, Gracias!Cuando hayas finalizado tu carta, la lees en voz alta, la quemas y te deshaces de las cenizas.Así de sencillo y con conciencia, te liberas de todo aquello que tu inconsciente viene cargando y peor aún, heredando. Una vez realizada la ceremonia de lectura y quema de la carta, deberás esperar 30 días (Cuarentena), para que tu mente vaya asentando lo vivido, lo sentido, lo soltado. Serán 30 días de cambios de ánimo intensos.Algunos días, podrás tener mucho sueño, o no tener nada de sueño, estar alegre, triste, eufórico, emocionado, deprimido, etc. Todo esto es normal. Para el día 30, te sentirás increíblemente ligero, con los pensamientos más claros, con más paz interior, con la certeza de todo lo que has soltado y con la seguridad para tomar nuevos rumbos y decisiones en tu vida. Para comenzar por fin, tu nueva vida.

IMPORTANTE

El período de cuarentena varía de persona a persona, por lo que puede ser que los cambios se noten a los 15 días para algunas personas, y para otras, 30. O bien, en algunas otras, demore hasta 60 o 90 días. Esta carta se puede hacer todas las veces que sea necesario, por las mismas personas, pero NO POR LOS MISMOS MOTIVOS. Es decir, si ya hice una carta de duelo por mi padre alcohólico, ya la quemé, ya hice mi cuarentena y dentro de 6 meses, recuerdo que una noche atropelló a una señora, hago nuevamente una carta, pero sólo por este atropellamiento, ya no menciono el alcoholismo, porque de eso ya se hizo duelo.Y esta carta sirve para eventos futuros también, porque nos faltan muchas cosas por vivir. Por lo tanto, si en 10 años, tenemos nuevos problemas cargando, con familiares, amigos, compañeros de trabajo, jefes, etc. Podemos volver a hacerla para no heredar a nuestros hijos nuestros futuros errores o fallas.

jueves, 2 de marzo de 2017


                                                        DESDE LAS PLEYADES



Sé quién soy y no tengo nada que demostrar

 Valeria Sabater 2, Marzo 2017 en Psicología103 compartidos
mujer que no tiene nada que demostrar
Cuando uno tiene claro quién es no necesita el visto bueno de nadie. Porque pocas sensaciones son tan liberadoras como la de vivir sin necesidad de demostrar nada, sintiéndonos auténticos, dueños de nuestras propias decisiones y arquitectos de esos mapas donde habita la dignidad y un alma sabia, libre y colorida.
No es fácil. Llegar a ese punto de nuestro ciclo vital, donde la autoexpresión y luminosidad emocional dan paso a nuestro auténtico ser, sin prejuicios y sin la angustia de ser juzgados o rechazados, supone iniciar toda una revolución interna para la cual no todo el mundo está preparado. La razón de que esto sea así se halla sobre todo en nuestra estructura mental, focalizada siempre en la evaluación ajena antes que en la autoaceptación.
“Soy como soy y así soy feliz”
 Compartir
Vivimos en una sociedad orientada a la galería. El mundo es como un escenario teatral donde alguien establece qué es lo normativo, qué es lo esperable y lo adecuado para que, sin demorarnos demasiado, los demás nos pongamos a bailar a ese compás. Día a día, y sin que nos demos cuenta, nos convertimos en tristes actores secundarios de historias inventadas: esas que nada tienen que ver con nuestra identidad, con nuestros valores o principios.
No olvidemos que la imagen que tenemos de nosotros mismos no se transmite culturalmente ni se hereda a través de los genes: se construye. Así como cada uno de nosotros elaboramos una representación interna del mundo que nos rodea, también edificamos teorías y conceptos sobre nosotros mismos. Esos autoesquemas pueden llevarnos a odiarnos o, por lo contrario, a amarnos en plenitud.
Optemos por lo segundo. Convirtámonos en los actores principales de nuestras propias y maravillosas historias.
gato

Dejar de demostrar para empezar a vivir

A cada uno de nosotros nos han enseñado a leer, a caminar y a comer de forma saludable. Cuando caemos enfermos acudimos al médico y nos recetan fármacos que curan enfermedades. Sin embargo, rara vez nos enseñan a cuidarnos psicológicamente, o aún más, a querernos a nosotros mismos.
Son muchas las personas que acuden a la consulta de un psicólogo con la desoladora convicción de que no están hechos para ser felices. Bajo las expresiones “todo me sale mal”, “todos me dejan de lado” o “relación que empiezo relación que se va al traste”, se esconde en realidad una herida subyacente, un tatuaje interno que podría resumirse del siguiente modo “he olvidado quererme a mí mismo”.
Por otro lado, resulta curioso también cómo a la hora de definirse y de explicar cómo son sus relaciones, queda claro al instante que son perfiles muy orientados hacia los demás. Son personas llenas de afecto que entienden la vida a través del cuidado y la dedicación al otro. Piensan que el simple acto de ofrecer amor y demostrar ese afecto desinteresado les traerá de vuelta el mismo regalo afectivo, la misma moneda, la misma carga de energía.
Son muchas las personas que acuden a la consulta de un psicólogo con la desoladora convicción de que no están hechos para ser felices.
 Compartir
mujer que no tiene nada que demostrar
En medio de esta dinámica entre lo que doy y lo que espero recibir a cambio, la persona se olvida de algo muy simple: de vivir. Nuestra existencia no se basa en esa economía de afectos de tanto ofrezco tanto recibo. En medio de ese apego enfermizo hacia los demás está nuestro propio ser, ese que espera ser apreciado, liberado y reconocido por uno mismo.
No podemos olvidar que la inmunidad al flagelo de la tristeza o la desesperanza, se consigue aprendiendo a querernos a nosotros mismos. Solo entonces celebraremos nuestro propio yo sin miedos ni reservas.
 Compartir

Empieza a “limpiar” el ático de tu mente

Para saber quién somos, reconocer lo que valemos y empezar a vivir con autenticidad, nada mejor que hacer una limpieza en el ático de nuestra mente¿La razón? Aunque nos cueste creerlo, en ese espacio privilegiado se hallan cosas inservibles, “muebles viejos” que otros han introducido por nosotros y mucho polvo viejo que es necesario retirar abriendo nuevos ventanales.
A continuación, te explicamos cómo llevarlo a cabo. Estamos seguros de que estas estrategias serán muy útiles para tu crecimiento personal.

Claves para recordar quién eres de verdad

Nuestra limpieza debe empezar tomando conciencia de algo muy sencillo: de todo aquello que nosotros no hemos puesto ahí. De lo que no hemos elegido. La mayor parte de esas cosas nos llegaron en nuestros primeros años de infancia, cuando nuestro cerebro aún no había desarrollado adecuados filtros mentales para ser críticos y valorar lo que nos transmitían.
  • Reflexiona sobre los valores o mandatos que tus padres te inculcaron y que de algún modo, no armonizan con lo que tú sientes, con lo que tú necesitas o consideras que es importante.
  • El segundo paso en nuestra limpieza interna es sacar de los rincones oscuros y polvorientos esos esquemas negativos que hemos construido sobre nosotros mismos. Generalmente, tienen forma de frases: “yo no soy capaz de…”, “a estas alturas de la vida ya no vale la pena que…”, “yo no estoy hecho para esto y lo otro…”
  • A continuación, es momento de “atrapar” a esos intrusos que habitan en el ático de tu mente. Suelen estar muy camuflados y tienen la forma del miedo, la indecisión, de los prejuicios y constante necesidad de ser aceptados… Identifícalos y diles, amablemente, que se vayan por donde han entrado.
Por último, en este proceso de limpieza siempre llega el momento de introducir ese mobiliario básico y esencial que hará de nuestro ático mental un espacio apacible, hermoso, único a la vez que saludable. Hablamos sin duda del sofá de la autoestima, de la mesa del buen autoconcepto, de las sillas que conforman nuestros valores y de esa alfombra de intensos colores que conforma nuestra dignidad y que nadie puede pisar.
Empecemos a construir la vida que deseamos orgullosos por lo que somos, felices por poseer una mente fuerte y una personalidad que se atreve a ser protagonista de su propia historia.

miércoles, 1 de marzo de 2017


                                                             DESDE LAS PLEYADES


Educar la mente sin educar el corazón no es educar en absoluto

 Raquel Aldana 7, Septiembre 2015 en Emociones9176 compartidos
Las relaciones emocionales establecidas en la infancia conforman gran parte del futuro de una persona. Así, aunque tradicionalmente lo racional ha marcado la práctica de educar, las habilidades emocionales y sociales se hayan fuertemente vinculadas con las racionales.
Lo que alienta a educar el corazón es la idea de que si hoy nos ocupamos de las emociones, mañana reduciremos la incidencia de problemas derivados de emociones conflictivas. Estos problemas pueden ser simples y cotidianos o verdaderamente graves como la violencia, el suicidio o el consumo de drogas.
Digamos que a través de la educación emocional desarrollaremos un yo sano que determine la liberación y la madurez emocional, obteniendo la sensación de eficacia y de autorrealización.
 Compartir
Otra de las razones por las que debemos educar el corazón para poder desarrollar la mente es que la plasticidad neuronal propia de la infancia nos ayudará a moldear el desarrollo cerebral, fundamentando así el desarrollo de circuitos saludables.
heridas del padre ausente

La práctica hace al maestro

Lo que más nos importa es trabajar los momentos en los que nos atrapa una emoción, pues es entonces cuando podemos aprender a gestionarlas bien. O sea, que el aprendizaje es mayor a través de la práctica dado que las emociones son algo intangible o abstracto que puede resultar complicado entender sin tener algo con lo que experimentar.
Por ejemplo, los niños a los que se les reconocen las emociones negativas como la ira o el enfado aprenden a regularlas mejor y a afrontarlas con éxito. Sin embargo, tristemente, lo habitual es enfrentar las emociones de nuestros niños; es decir, que si ellos se enfadan, nosotros les castigamos o nos enfadamos con ellos como respuesta.
Esta reacción adulta hace que los niños saquen la conclusión de que no deben compartir ciertas emociones y, como consecuencia, acaben desconectándose de ellas. Esto no ocasiona que la emoción desaparezca en ese momento, sino que produce un entorpecimiento de la confianza entre el niño y sus cuidadores.
madre con hijo

Educar el corazón, una grata tarea

Si bien el término educación emocional resulta muy atrayente, debemos tener cuidado a la hora de llevarla a cabo. Ni todo vale ni nada queda. O sea, que al igual que enseñamos con sumo cuidado a sumar y a restar, debemos implicarnos en instruir al corazón.
La idea es que el niño aprenda a identificar las señales que nos ofrecen nuestros sentimientos y las usen como base para tomar decisiones adecuadas al clima afectivo que se respira en el entorno.
 Compartir
Para esto, debemos transmitir un mensaje claro a los niños: todos los sentimientos están bien, son las conductas las que pueden estar mal. Es clave para el desarrollo emocional percatarse de que todo el mundo siente en alguna ocasión celos, avaricia, desilusión, etc. Sin embargo, lo importante es que se familiaricen con ello y aprendan a expresarlo de la manera adecuada.
Para lograrlo debemos preocuparnos por proporcionarles herramientas que les ayuden a llevarlo a la práctica. Esto es de suma importancia dado que hay muchos niños que temen sus sentimientos, ya que se sienten incapaces de separarlos de su conducta.
niños 17
Es decir, es muy importante que el niño comprenda que si en alguna ocasión se le ha castigado al expresar la ira, no hay sido por la emoción en sí sino por su conducta. Para ello podemos contarles historias en las que un niño haya sentido esa emoción y su manera de resolverlo, invitarles a que nos cuenten sus vivencias, a que nos hagan un dibujo o que escriban acerca de ello.
A partir de ello el niño tiene que aprender a calmarse antes de pensar y de actuar. Está bien que se enfade o sienta celos, pero tiene que reconocer que la activación que siente se deriva de la emoción (independientemente de cuál sea esta).
O sea, no se trata de decir a los niños que se calmen, sino de invitarles a comprender que ciertos estados emocionales son displacenteros para todos. Así, para controlar el comportamiento que deriva de su emoción tienen que comprender que deben tratar su entorno como quieren que su entorno les trate a ellos.
Cualquier estrategia que implique juegos, cuentos y dinámicas divertidas es adecuada para fomentar los principios que hemos comentado. En este sentido, les ayudaremos a desarrollar su capacidad de pensar y planificar de tal manera que puedan evitar situaciones complicadas y desarrollarse felizmente.
 Compartir
Fuente de consulta principal: Emociones destructivas de Daniel Goleman